Flora y Fauna de Tenerife

Inicio » Producto local » Flora y fauna » Flora y fauna de Tenerife

Flora de Tenerife

L as plantas de Tenerife son ricas y variadas con numerosas especies autóctonas. La flora de Tenerife depende como en otras islas de la altitud a la que nos encontremos y la orientación.

Tenerife cuenta con una variedad biológica considerable. Es así gracias a una meteorología favorable y un terreno cuyos accidentes moldean diferentes microclimas. Esta diversidad climática conlleva una gran diversidad natural. En la flora de Tenerife encontramos una gran riqueza con miles de especies diferentes y numerosas especies endémicas de las islas y otras muchas que solo se encuentran en Tenerife.

Con más de un centenar de especies exclusivas, es la isla de la región macaronésica con más plantas autóctonas de Tenerife. La geología de la isla es también especial debido a la rica composición de los suelos volcánicos y las favorables condiciones climáticas.

Por ello encontramos en Tenerife un gran número de ecosistemas con su flora y fauna propias. Al igual que ocurre en otras islas, los ecosistemas se dividen por estratos naturales que van desde el nivel del mar hasta las cumbres del Teide, además de tener en cuenta si estos hábitats se encuentran en la parte norte o sur de la isla.

En la prehistoria, las islas y Tenerife en particular daban cobijo a gigantescos animales autóctonos, la mayoría ya extinguidos, como lagartos gigantes o tortugas gigantes como las de las Seychelles.

Plantas de Tenerife según la altitud

El piso basal – Cardones y Tabaibas

S e trata del ecosistema que más horas de sol recibe además de ser el que percibe menos lluvias. El Tabaibal-Cardonal se extiende desde la costa hasta los 700 metros aproximadamente. Como su propio nombre indica, los protagonistas de este estrato de la flora de Tenerife son la Tabaiba y el Cardón, además del Cardoncillo o los Bejeques.

El bosque termófilo

Este segundo estrato natural se encuentra aproximadamente entre los 200 y los 600 metros de altitud. Por su situación cuenta con un mayor grado de humedad y de lluvias, y recibe menos horas de sol.

Entre la flora de Tenerife arbórea encontramos especies como una gran variedad de palmeras, sabinas, acebuches y otras muchas especies autóctonas como el guaydil, la cineraria, el españero o la malva de risco.

Laurisilva

La vegetación de los bosques húmedos tinerfeños suponen la herencia natural de una especie de más de 60 millones de años. El bosque de laurisilva se extiende aproximadamente entre los 500 y los 1000 metros de altitud.

En estos ecosistemas abundan los laureles, los viñátigos, los barbusanos, y otras especies más pequeñas como los bicácaros, las crestas de gallo, las corregüelas o los helechos.

El Fayal-Brezal de Tenerife

Forma parte de las cotas más altas del bosque húmedo o monteverde y actúa como transición entre la laurisilva y los ecosistemas pinares. Se trata de un ecosistema menos húmedo y a su vez con menos abundancia de especies que otros estratos.

Sus protagonistas indiscutibles son las fayas y los brezos, aunque también podemos encontrar acebiños, también endémicos de la Macaronesia. Además destacan las variadas especies de setas, tanto comestibles como venenosas.

El Pinar

El bosque de pinos se extiende en Tenerife desde los 800 hasta los 2000 metros de altitud. Se caracteriza por un mayor contraste térmico entre el día y la noche. El símbolo por excelencia es el pino canario, la especie arbórea más abundante de las islas canarias.

Fauna de Tenerife

La fauna de Tenerife varía en variedad y abundancia dependiendo de la altitud del ecosistema o de si nos encontramos en la cara norte o sur de la isla.

Al igual que ocurre en otras islas de la región, el Tabaibal-Cardonal suele tener una fauna pobre en vertebrados, limitándose a algunas aves o reptiles, y siendo los verdaderos protagonistas los invertebrados, con una gran variedad de insectos.

En cuanto a la fauna de Tenerife del bosque termófilo encontramos numerosas aves que se alimentan de insectos como la el capirote o la curruca cabecinegra. Además entre los insectos destaca vanessa vulcania, una mariposa original de la Macaronesia, muy presente en Madeira y el archipiélago canario.

La fauna de los bosques húmedos subtropicales de Tenerife es abundante en no vertebrados autóctonos. Podemos encontrar una gran variedad de artrópodos, así como especies de lombrices y moluscos. Entre la fauna de tenerife de vertebrados encontramos dos aves altamente protegidas, la paloma turqué y la paloma rabiche, ambas exclusivas de las islas canarias.

Por otro lado, la fauna de el estrato de pinares no goza de mucha diversidad, pero sí destacan dos aves autóctonas por su belleza, el pinzón azul y el pico picapinos.

Flora y Fauna del Teide

Flora del Teide

H ablar de la flora del Teide es hablar de la flora del Parque Nacional del Teide. Debido a la gran altura de la isla este estrato pertenece al ecosistema de alta montaña, el nivel más alto de vegetación, que podemos encontrar en Tenerife a partir de los 2000 metros de altitud.

Este ecosistema de alta montaña es mucho menos húmedo que los estratos más bajos y recibe una elevada insolación. Además las temperaturas son más marcadas en ambos sentidos del termómetro.

Las plantas del Teide cuentan con una variedad de especies vegetales con relevancia biológica y de enorme atractivo como son los tajinastes rojos, los codesos, la violeta del Teide o las retamas del Teide.

Fauna del Teide

La fauna del Teide está compuesta por una gran variedad de especies de reptiles, insectos y aves.

La fauna del Parque Nacional del Teide se extiende por las miles de hectáreas del parque. Entre los vertebrados podemos encontrar numerosos reptiles endémicos como lagartos, salamanquesas, perenquenes, eslizones y sobre todo el lagarto tizón, el protagonista de la fauna del Parque Nacional del Teide.

Entre las aves destacan los pinzones azules, los bisbitas camineros, los canarios y los cernícalos. Los murciélagos son los únicos representantes de mamíferos originales de la fauna del Parque Nacional del Teide. El resto de especies comunes introducidas por el hombre son los muflones, los gatos cimarrones, los conejos o los erizos morunos.

Pero sin duda los protagonistas indiscutibles de la fauna del Parque Nacional del Teide son los invertebrados, miles de especies de los cuáles casi la mitad son autóctonos. Podemos encontrar todo tipo de insectos como escarabajos o arañas, chinches, mariposas o abejas.

Uso de cookies y protección de datos

Este sitio web utiliza cookies; al continuar navegando, da su consentimiento para la aceptación de nuestra política de cookies y nuestra política de privacidad, pinche en los enlaces para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest